Veintitrés razones y media para ningunear a Woody Allen

Woody Allen tiene toda mi solidaridad como pederasta y ninguna como intelectual. Ismael Bartleby, citado en el Nacional Tribune.

Sobremanera o de manera somera la vida en el humor sobrevive a varias diásporas. Nos maravilla el pastel en la cara, la bola en la ingle, o un Conde despistado.

No hay que perder de vista que la calma y la meditación también son buenos méritos, ver a Harry el sucio en la gran ciudad con su neurosis del pie de manzana,o ver las transmutaciones de monseñor Needleman mostrando el croquis hacia la calle de la vergüenza. El Woody haría bien en tomarse un café con su antípoda afgano y alejarse de toda pose.

Aludiendo a los hoyos multicontacto de nuestro prolífico hombre en cuestión: el pomposo director, el disidente políticamente incorrecto, el descabellado escritor, el deconstructor de la banda humanística, ¡el que se casó con su hija! (adoptiva). Incluso los ídolos de lodo merecen descanso.

Un odio, un par de ojos, un paladar finos, al confrontar una obra cinematográfica o literaria de tinte cómico, deben tener presentes las siguientes consideraciones para evitar que Woody les pinche las bolas:

1. Las galletas y los delincuentes se disocian a la hora del té.

2. Lo que sé sobre el sexo, y lo que jamás me ha dado la gana preguntar, desmerecen mi entretenimiento.

3. Hello pussy cat

4. Retozar entre arbustos y recoger violetas es un ideal bucólico neoyorquino.

5. Lo absurdo con calzador, equivale a soltar un toro bravo en una tienda de espejos.

6. Ser judío no es causa de neurosis, dicho sea de paso es la hundición de un mal parido, pero esa es otra historia.

7. Rodearte de intelectuales, te barniza de vanidad, mas no de hermeneútica humorística.

8. Tratar de reunir en una persona a tres chiflados, insípido tres en discordia.

9. Los cortos, suelen ser la mejor parte de una película, los espacios en blanco, lo mejor de una obra literaria.

10. A los seis no aguantan la monta.

11. Manhattan huele a aserrín, y a sueldo de camarero.

12. Las múltiples apariciones de la misma mujer, con evidencia concluyente que a falta de erecciones sobran papeles.

13. Las múltiples apariciones de un escenario, son reflejo inequívoco de miopía intelectual.

14. ¿Qué tiene de especial un panadero, habiendo bonaiceros?

15. La histeria se parece a un traje de domingo.

16. Adaptación a la estupidez de un punto de vista omnisciente en la materia.

17. Freud ha muerto, el muerto y el arrimado huelen a pescado, Woody Allen, tu humor es un pecado.

18. Revolucionario-Fracasado (Risas)

19. La omnipresencia es cualidad única de Internet.

20. A reflexionar: · Diferencias entre Woody Allen y Adal Ramones

21. La comida no redime la compulsividad fálica.

23. El abrumador peso de lo torpe no puede caer sobre la cabeza de Homero Simpson

23 y media. Para entender el humor de Woody Allen revisar la razón número veintidós

Claro está que si las consideraciones antes mencionadas no son apreciadas por el lector, su incapacidad no invalida mi testimonio.

Published in: Uncategorized | on December 20th, 2006 |


You can leave a response, or trackback from your own site.

One Comment Leave a comment.

  1. On April 25, 2008 at 2:23 am cinzia Said:

    freud no se desvalida de un neurotico,
    listo pero plano tu chiste.
    a ver si te figuras un poco si compulsividad falica tiene algun sentido o si al menos te aplica como posible.

Leave a Comment