Los años saben mejor con pimienta

Mientras        la vida juguetea con dedos infantes en la hierba
        Somos hoguera y somos tierra
Sábanas nuevas secando al sol
Las cumbres cimbran la fortuna hinchada en tus labios
        Querida        Soñemos con la primera noche de quietud
Mira que en besos no hay sal ni caridad
        Rompe        pues         el espejo sábana que nos mira
La sombra de tu nombre aferrada en mis labios expectantes
El corazón hundido en la noche de la carretera y el motel
Y el gigante perdido en olas de suspiros
        Querida        Aún no me has besado

Autor: Gustavo González González

Published in: Primer abandono lírico | on September 17th, 2005 |


You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Comment